• Virtual Market

¿Por qué nos gusta comprar en la tiendita de la esquina?


El canal tradicional, en México, representa una fuerte actividad económica, siendo aún el principal proveedor del abasto nacional.





¿A quién no les gusta que le llamen por su nombre y recibir un trato más humano? Las tienditas de la esquina juegan un papel importante en las costumbres y economía de los mexicanos, ya que


· Están principalmente en zonas populares.

· Dan un sentido de pertenencia.

· Son una fuente de ingresos importante para alrededor de 5 millones de personas, ya que de ellas viven familias enteras.

· Cuentan con presentaciones y precios adecuados para el mercado.

¿Pero qué las hace tan especiales? Recordemos que cada tiendita pertenece a una colonia o conjunto de calles, donde todos se conocen, se vuelven en un básico para sacar de problemas inmediatos, por ejemplo, ir por las compras de último momento, que si ya faltaron las tortillas para empezar a comer, que si a nadie se le ocurrió comprar el refresco de manzana, que iba a hacerme un sándwich y descubro que no hay mayonesa, en fin, son esa salvación a cualquier crisis de último momento y lo mejor es que “Don Chema”, el dueño o encargado ya te conoce y te saluda felizmente cada vez que vas, ya sabe qué es lo que te gusta, presentación, tamaño, marca, sabor, con una excelente memoria porque recuerda esos detalles y lo mejor, es que se sabe los últimos sucesos de la colonia, porque casualmente está en un lugar estratégico y/o es buenísimo para escuchar y todos le cuentan lo que pasa, así que te mantiene al día. Prácticamente te sientes como en casa cada vez que vas a tu tiendita de la esquina.

De igual forma, los que viven cerca de cada tiendita, ya se acostumbraron a ver el nombre que tiene pintado en la fachada, sin percatarse en ocasiones lo pintoresco o poco creativos de los nombres, pero a final de cuentas eso es lo de menos y encontramos nombres como: “Abarrotes La Curva”, “Miscelánea Doña Tota”, “Abarrotes Juárez”, “Mi Tiendita”, “Abarrotes Pepe y Fer”, ¡uff!


Así es la cultura mexicana, nos gusta este folclor, e insisto, suelen ser nuestra salvación hasta para el “fiado”. ¿Quién no tiene este tipo de recuerdos de su niñez? Cuando los mandaban a comprar algo y su mamá intentaba enviarlos con el dinero justo, porque sabía que si llevaban de más, se lo iban a gastar, ah! Pero “Don Chema” que ya los conocía tan bien, hasta les abrió su cuenta para comprarse sus dulces, sabiendo que mamá iría a pagar la cuenta.


¡Eso no pasa en las tiendas de cadena! Ahí no te dejan ir aunque te falten centavos por pagar, es más, hasta puedes terminar gastando de más por el famoso redondeo. Seamos honestos, cuando vamos a ese tipo de tiendas, todo es más automatizado o transaccional y es que duran tan poco tiempo los empleados, que la calidez no es un factor.


Por ello, de vez en cuando nos gusta sentirnos en confianza, eso es lo que nos hace regresar a las tienditas. Y si bien no han incrementado en número de tiendas y ventas como las cadenas de conveniencia, siguen dando pelea por su participación de mercado, modernizándose y dando un mejor servicio, aceptando pagos con tarjeta, pago de servicios, etc. Nosotros como buenos vecinos de estos negocios, recomendemos a nuestro amigo tendero que no deje de actualizarse y sobre todo, no dejemos que mueran, apoyemos nuestra economía nacional. Figuran un importante ingreso para muchas familias y generan empleos de manera indirecta, permitiendo que empresas proveen de sus productos, representando el 48% del abasto nacional.

¿Y ustedes siguen comprando en las tienditas de la esquina?


*fuente: http://www.elfinanciero.com.mx/empresas/supers-le-comen-el-mandado-a-las-tienditas.html


0 vistas

© 2018 por Rocket Comunicación Visual